Es fácil vivir con los ojos cerrados,

interpretando mal todo lo que se ve...

 

John Lennon

 

 

"Estás aquí de paso

detente a mirar las flores"

 

 

" Estamos todos un poco raros

y la vida es un poco rara

y cuando nos encontramos con alguien

cuya rareza es compatible con la nuestra,

nos unimos con él y caemos en una mutua

y satisfactoria rareza, y lo llamamos amor,

amor verdadero"

 

 

 

Una hermosa mañana, Gautama Buda había ido a caminar con su cuidador, discípulo, Ananda. Era otoño, los árboles estaban quedándose casi desnudos y todas las hojas estaban en el camino. El viento estaba silbando entre los árboles, y las hojas secas hacían hermosos sonidos. Caminando sobre esas hojas, Buda era inmensamente feliz... la música de las hojas secas.

 

 

 

Tomó unas cuantas hojas en su mano. Ananda le preguntó, “Bhagwan, he estado siempre pensando en preguntar una cosa, pero la privacidad es tan difícil. Siempre estás rodeado de gente. Hoy estás solo en este bosque, y yo no puedo resistir la tentación. Quiero preguntarte: ¿Nos lo has dicho todo, o has guardado algunos secretos? Buda dijo, “¿Ves las hojas en mi mano? Y, ¿Ves las hojas sobre todo el bosque?” Ananda dijo, “Sí, lo veo, pero no puedo entender que esa sea la respuesta.” Buda dijo, “Entenderás. Yo he dicho sólo esto, y he guardado en secreto todas esas hojas que están en el bosque entero.”

 

 

 

-No se puede decir todo. Solo se puede experimentar por uno mismo, solo ahí terminaran las preguntas-

 

 

 

“No soy yo la lenta, eres tú que tienes prisa.”


-Katherine Pancol-

 

 

RENACER A TU PROPIO RITMO

 

 El Maestro siempre permitía que cada cual creciera a su propio ritmo.

Que se sepa, nunca pretendió “presionar” a nadie. Y  lo explicaba con la siguiente parábola.

Una vez, al observar un hombre como una mariposa luchaba por salir de su capullo, con demasiada lentitud para su gusto, trató de ayudarla soplando delicadamente.

Y en efecto, el calor de su aliento sirvió para acelerar el proceso.

Pero lo que salió del capullo no fue una mariposa, sino una criatura con las alas destrozadas.

Cuando se trata de crecer, concluyó, no se puede acelerar el proceso, porque lo único que puede conseguirse es abortarlo.