Donde el corazón te lleve... siempre.

 

"Todo es divertido, todo los colores de las flores, tantos animales hermosos!, los pájaros, las nubes, y todo sin ningún propósito..."

(Osho)

 

 

 

¿Tiene corazón ese camino?

 

Si la respuesta es no, debes escoger otro camino, cualquiera puede saber la respuesta pero nadie se hace la pregunta y cuando por fin te das cuenta que tomaste un camino sin corazón, el camino está ya a punto de matarte y muy pocos pueden abandonar el camino
Si tiene, el camino es bueno, si no, de nada sirve.

 

Todos los caminos son lo mismo, no llevan a ninguna parte pero uno tiene corazón y hace gozoso el viaje y te hace fuerte y el otro te hará maldecir tu vida y te debilita.


Un camino sin corazón nunca es disfrutable, hay que trabajar duro tan solo para tomarlo, mientras que el que tiene corazón es un camino fácil y no hace falta trabajar para tomarle el gusto.


Para escoger un camino tienes que estar libre de miedo y de ambición.


El camino del corazón es noble y puro, no incita a los hombres, ni los aprisiona, ni odia, es fuerza… la fuerza del corazón.

Sin pasiones, ni celos, ni violencia.

Es calma. Es constante.

 

-Castaneda-

 

 

 

CARTA DE AMOR A MI MISMA

Querida mía

Hoy toca escribirte una carta, y me doy cuenta de que te conozco tan bien que no me va a costar trabajo ya, no será como antes cuando no te encontraba o cuando ni yo te quería…

Siento lo sola que has estado, siento haberte abandonado yo también en los momentos que más necesitabas un abrazo, cuando todo se convirtió en un espeso caos de un color tan negro que no podias ver, ni respirar… Incluso cuando decidistes terminar con todo y limpiar la oscuridad de tu vida.

Recuerdo aquel momento como si te viera desde arriba, ahí en medio bajo el sol, tan débil, pequeña e insignificante pensaba..., mirando a tu alrededor, sabiendo lo que dejabas atrás pero también lo que se avecinaba, sintiendo tanto miedo que las piernas te temblaban y las lágrimas querían salir, fue ese el primero momento donde ví tu fuerza, la que aun no sabías que tenías, era el comienzo de todo, el dolor que sentías era insoportable y el miedo incontrolable, la mirada como perdida, ... te dejastes caer de rodillas y llorastes de tal forma que aún me angustio al recordarte agarrando la tierra desesperada con los brazos sobre tu cabeza y ese sonido del llanto tan amargo de cuando llora el alma. 
Toda una vida te aplastaba en ese momento, todas las despedidas, hasta la tuya propia, todo lo sufrido estaba ahí en ese momento desgarrándote y poniéndote a prueba… y cuando ya no quedaron más lágrimas te levantastes e hicistes una gran hoguera… 

Nadie como yo te conoce y te sigo mirando desde arriba cuando te recuestas en los caminos para ver las estrellas, y en vez de lágrimas has logrado sonreír, y en vez de miedo has logrado disfrutar del momento.
Nadie como yo sabe lo que has pasado, lo que has luchado sola y te admiro tremendamente!

Eres una gran mujer, lo eres, siempre lo fuiste. Fuerte, valiente, miedosa también, leal, autentica, sencilla, humilde, respetuosa, atenta, detallista, generosa, sensible, apasionada, de corazón, ese que nada de lo vivido atrás ha hecho que llegue a endurecerse, cautelosa y precavida, trabajadora y llena de ganas de vivir lo que aún no has podido vivir, libre para elegir, luchadora y con una niña interior sana por fin que sonríe a la par en todas las “cosas no normales” que le consientes.

Que orgullosa estoy de ti, 

te veo y no puedo evitar sonreír con tus “desvaríos” fruto del miedo que a veces te vuelve a dominar cuando piensas en lo que has pasado y donde estás ahora, en que todo lo que ahora sientes es gracias al esfuerzo, lo que has trabajado para salir adelante mientras te secabas las lágrimas y olvidabas y superabas el pasado y el presente para ver lo más bonito de todo cuánto te rodea, no es para menos que sentirse orgullosa como lo estoy de ti, hasta cuando corres como loca buscando un escondite por miedo a sufrir más, como esa niña pequeña que a veces veo enfrentarse al mundo hasta en las cosas más sencillas que tú has tenido que volver a aprender como si las vieras por primera vez.

Me encanta tu forma de sentir, eso que se te hace en el pecho que no te deja coger el aire cuando algo tan sencillo como una flor te conmueve y te hace feliz.

Esa ermitaña solitaria que todos ven pero con un corazón enorme y lleno para quien quiera compartirlo sin dañarte, descuidada hasta decir basta, pero no me enfado, te entiendo cuando te miras al espejo pero prefieres salir corriendo a seguir viendo el mundo, demasiado tiempo apartada de él como para desperdiciarlo intentando frenar lo que el tiempo se va a llevar irremediablemente o en ponerte tus mejores galas que ni te has molestado en poseer para acabar tumbada en la hierba o las manos hundidas en la tierra.

A veces te veo tan inocente y perdida que como ahora sonrío, no te hace peor persona, siempre fuiste así, pero has ganado en seguridad a pesar de que aún si te miro desde fuera a veces veo tu boca abierta y tus ojos cuando algo no entiendes del todo y durante un segundo, un lento segundo tu cara es el reflejo de tu pensar, tu tartamudeo sin saber que decir, tu desconcierto.

Sí, has ganado en seguridad, ahora también sabes lo que te hace feliz y lo que no. Sabes que el tiempo pasa rápido y que solo se vive una vez y que el tiempo que se va ya no te lo devuelve nadie, que lo que tú has dado y das es valioso y que ahora eliges a quien darlo o si te lo quedas para no faltarte a ti misma nunca más.

A veces te veo cansada, pero es normal, te comprendo y te abrazo en esos momentos, no lo olvides, no estás sola cuando pierdes las fuerzas, estoy contigo.

Eres una persona capaz de hacer todo lo que te propongas, durante mucho tiempo te olvidastes de ti, pero ahora eres la protagonista de tu vida, eres valiente y me encanta como escribes tus guiones para no perder nunca la sonrisa. 

Y como lloras, y gritas, y te enfadas, y preguntas, y reflexionas, cuando un tornado aparece y quiere derrumbarlo todo pero encuentras de nuevo la paz con esa fuerza que ahora sabes que tienes, 

que sabes que eres valiosa y que si tú quieres y eliges bien los pasos que dar puedes y quieres sonreír siempre, y esa forma de ver la vida y que por fin lo sientas así, sea el eje de todo hace que te quiera muchísimo porque sé cuánto te ha costado

y lo mereces, mereces que todo lo que te pase sea bueno porque eres buena, no hay maldad en ti, ni rencores, ni nada malo, tu conciencia está limpia, todo está en paz porque tú eres paz.

Recuerdo cuando me buscabas y yo a ti, y todo estaba tan oscuro que no podía abrazarte, llegar a ti, no te encontraba y sabía cuánto me necesitabas, no llores, porque ya estoy aquí y nunca más te dejaré sola, siento haber tardado tanto, te pido perdón y sé que me has perdonado, te doy las gracias porque mientras te buscaba aprendí tanto que puedo sentarme contigo y en ti y mirar a través de tus ojos, todo lo bonito que ves, con esa intensidad y sentirte, comprenderte, y quererte por siempre.

 

Noviembre 2015

 

"Y luego, cuando ante ti se abran muchos caminos y no sepas cuál recorrer, no te metas en uno cualquiera al azar: siéntate y aguarda.

Respira con la confiada profundidad con que respiraste el día en que viniste al mundo, sin permitir que nada te distraiga: aguarda y aguarda más aún.

Quédate quieta, en silencio, y escucha a tu corazón.

Y cuando te hable, levántate y ve donde él te lleve.”

 

 

(Susanna Tamaro. Del libro "Donde el corazón te lleve".)